Malos estilos de liderazgo pueden provocar un mal clima laboral y no corregirlos trae pérdidas en productividad. Aquí algunos consejos para evitarlo.